Por casualidad me topé por primera vez con la teoría de la "Panspermia Dirigida", como una referencia en el interesante libro de Michael Drosnin "El Código Secreto de la Biblia"... Un libro que poco tiene de religioso, ciertamente, o por lo menos tal y como concebimos hoy en día la religión.
La teoría, muy anterior a la edición del libro, se enlazaba con él mediante la hipótesis del mensaje encriptado en el texto hebreo de la Torah en forma de una doble hélice. Dicho mensaje, en algunas de sus partes, coincidía en varios postulados de la "Panspermia".
Pero dejando a un lado la credibilidad del mencionado libro, centrémonos en esta teoría independiente, que me resultó muy interesante y noticias recientes me han hecho recordarla.


La propia teoría, que explicaré desde mi punto de vista más adelante, pasaría inadvertida y devaluada (como tantas otras), de no ser por el hecho de que uno de sus máximos defensores es Francis Crick. Para quienes no reconozcan este nombre, decir que se trata ni más ni menos del descubridor de la estructura del ADN (la doble hélice), que obtuvo el Premio Nobel en 1962. Así pues, sus declaraciones y opiniones no pueden, ni deben tomarse a la ligera. Aún así, ha sido ampliamente criticado y desprestigiado por la comunidad científica.

TEORÍA DE LA PANSPERMIA DIRIGIDA

Una de las grandes preguntas de la humanidad siempre ha girado en torno a su origen. Si parte de esta incógnita ya ha sido desvelada (por ejemplo el experimento de Miller-Urey que simulaba las condiciones que pudo tener la Tierra para originar vida primigenia), aún quedan muchas lagunas, como la aparente acelerada evolución o la compleja estructura interna del ADN, de la que apenas empezamos a conocer algo hoy en día.


Una posible solución es la "panspermia", y recientes misteriosos descubrimientos comienzan a apoyar esta postura.
Para asimilar esta teoría, podemos echar un vistazo a muchos de los experimentos que se realizan actualmente: los cultivos biológicos en Petri, los avances en la ingeniería genética, ecosistemas experimentales... Resulta muy interesante observar la evolución de una especie frente a ciertos factores ambientales.
En resumidas cuentas, un conocimiento absoluto genético convirtiría el ADN en un mero ladrillo en nuestras manos, como el lenguaje de programación que realmente es.

La "Panspermia Dirigida" postula que el origen de la vida necesitó una "chispa" inicial, una semilla. La Tierra era un mundo desolado, aunque con raíces primigenias que podrían dar lugar a la vida. Esa "semilla" fue sembrada deliberadamente mediante un meteoro o artefacto. Así, el ADN sería una compleja estructura biológica creada para desarrollar la vida.
En resúmen, la Tierra pudo ser un planeta entre muchos, sembrado conscientemente como parte de un proyecto experimental, o simplemente para extender la vida por el universo. Posiblemente incluso la terraformación de nuestro planeta fuera provocada.
Un aspecto interesante de esta hipótesis es un hecho que yo siempre he compartido: la nimiedad que supone el ser humano en el Universo. Pecamos de etnocentrismo consciente o inconscientemente, pero puede que simplemente seamos "uno más". ¿O acaso es relevante cierto grano de arena en una playa?

Esta "ida de olla", y el recuerdo de la teoría de la "Panspermia" la ha provocado esta noticia. Está enlazada y traducida en el blog de Rafapal, en la entrada del viernes 12 de Enero. Y confirma el posible origen "artificial" del ADN.

Ahí queda la cosa. Yo no me mojo, aunque esta teoría explicaría muchas cosas...